Las 10 joyas más caras vendidas en subasta

Las 10 joyas más caras vendidas en subasta

La historia ya ha demostrado que si hay algo capaz de eclipsar al hombre es la belleza de una gran joya. Así lo demuestran las astronómicas cifras que cada año llegan a pagarse por algunos diseños únicos elaborados con exquisitas gemas y delicadas tallas.

 

Basta con repasar la historia de las joyas más caras vendidas en subasta para darse cuenta de que, cada año, nuevas piezas superan las expectativas de las casas de subastas y desbancan a otras en los ranking.

 

Casi todas las piezas tienen un elemento en común: un diamante de propiedades y proporciones únicas. Sin duda, una piedra imprescindible en las grandes creaciones de joyería. Aunque no todas las joyas de este rankingestán coronadas por diamantes.

 

Esta es la lista de las diez  joyas más caras subastadas hasta la fecha en todo el mundo:

 

10. Winston Blue

  

Este diamante azul de 13,22 quilates era uno de los ejemplares de este color más grandes que se habían subastado hasta la fecha. En la subasta de Christie’s Ginebra en 2014 se vendió por 23,8 millones de dólares. El comprador fue el famoso coleccionista y joyero del grupo Swatch otro que Harry Winston, que acabó bautizando tan magnífica pieza.

 

9. Diamante Zoe

Se trata de un diamante azul vívido de 9,75 quilates que perteneció a la colección de Rachel Mellon, esposa del coleccionista y banquero Paul Mellon. Alcanzó los 32,6 millones de dólares en la subasta en Sotheby’s Nueva York en 2014.

Hasta que se subastó el diamante Blue Moon (situado en las posiciones medias de este “ranking”, este ejemplar figuró como el diamante más caro del mundo.

 

8. Sunrise: un rubí entre las joyas más caras

  

Este maravilloso anillo con rubí de 25,59 quilates fue vendido en 2015 por 25 millones de dólares batiendo un récord de precio por quilate que aún hoy perdura. La gema, un rubí Birmania de color rojo intenso, fue obtenida en Myanmar y montada por Cartier en un anillo de gran belleza.

Aunque la casa Sotheby’s en Ginebra, a cargo de la subasta, nunca reveló el nombre del comprador, su director sí expresó: “En 40 años en la industria, nunca antes había visto un rubí de este calibre”.

 

 

7. Diamante Orange

 

Es el diamante naranja vívido más grande que se conoce y fue vendido en una subasta de Christie’s Ginebra en 2013 por 35,5 millones de dólares. Se trata de una gema de 14,82 quilates calificada como “Fancy Vivid” por la que varios postores compitieron en subasta vía telefónica.

 

El conocido como “Orange Diamond”es aproximadamente tres veces más grande que el resto de diamantes conocidos de ese color en todo el mundo. Además, tiene un tono naranja intenso poco común en este tipo de diamantes, lo que influyó en el hecho de que se alcanzara un precio récord en la subasta.

 

6. Diamante Graff Pink

Este ejemplar peculiar de diamante rosado de 24,78 quilates fue vendido en una subasta en Sotheby’s Ginebra en 2010 por 46 millones de dólares, convirtiéndose en la joya más cara vendida en subasta hasta el momento. Es un diamante de talla esmeralda con esquinas redondeadas que se montó sobre un anillo de platino con dos diamantes incoloros a los lados.

 

La gema rosa, calificada como “Fancy intense Pink”fue adquirida en los años 50 por Harry Winston, quien custodió la pieza hasta 2010. Fue Laurence Graff quien la adquirió en subasta finalmente, bautizando la pieza como “The Graff Pink”, fundador de Graff Diamonds. "Es el diamante más fabuloso que he visto en la historia de mi carrera y estoy encantado de haberlo comprado", dijo Graff.

 

5. Anillo Blue Moon

 

Este despampanante anillo fue adquirido en una subasta de Sotheby’s en 2015 por un multimillonario de Hong Kong llamado Joseph Lau. Este pagó la nada despreciable cifra de 48 millones de dólares, lo que marcó un récord en la subasta de diamantes en aquel momento, debido al precio por quilate que establecía.

 

Contiene un diamante azul de 12,03 quilates que el coleccionista millonario quiso regalar a su hija Josephine, de ahí el nombre. Como curiosidad, el propio Lau adquirió la noche anterior en otra subasta en Christie’s un diamante rosado de 16,08 quilates por el que pagó 28,7 millones de dólares. También era un regalo para su hija, lo que llevó a bautizar la pieza como “la dulce Josephine”.

 

 

4. Anillo Pink Legacy

Acaba de ser vendido en una subasta de Christie’s por más de 50 millones de dólares. Se trata de un diamante rosa de 18,96 quilates que ha batido el récord del precio por quilate en su venta al joyero estadounidense Harry Winston.

 

La historia de este fabuloso diamante se remonta hasta hace casi un siglo, cuando fue hallado en Sudáfrica. Calificado como “Fancy Vivid”por su color intenso, se trata de un ejemplar muy exclusivo, ya que apenas han salido a la venta cuatro piedras de este tipo en todo el mundo. 

 

 

3. Diamante Azul Oppenheimer

El diamante azul más grande y puro del mundo se vendió la casa Christie’s de Londres en 2016 por 40 millones de libras esterlinas (más de 51 millones de dólares). La batalla se libró en poco menos de 20 minutos entre dos postores telefónicos 

 

Se trata de un diamante de 14,62 quilates que perteneció a Sir Phillip Oppenheimerquien controlaba el Diamond Syndicate en Londres y decidió bautizar esta magnífica gema con su nombre. La piedra cuenta con la denominación “Fancy Vivid” que certifica sus cualidades únicas.

 

 

2. Anillo Pink Star Diamond

Esta pieza batió en 2017 el récord de venta en subasta de un anillo. Se trata de un diamante ovalado de un precioso tono rosado que fue adquirido por 72 millones de dólares. Sin embargo, cabe destacar que el anillo se subastó en realidad por 83 millones, aunque el comprador que hizo la oferta ganadora finalmente no pudo hacerse con la pieza, y pasó al siguiente pujador: la compañía joyera Chow Tai Fook Enterprises (hoy llamada CTF Pink Star).

 

Este abrumador anillo sustenta un diamante de 59,6 quilates. Fue extraído en 1999 por el grupo De Beers en África y en bruto pesaba 132,5 quilates. Por eso se demoraron dos años en tallarlo y pulirlo de manera impecable.

 

Para hacernos una idea de su exclusividad hay que subrayar que según los registros oficiales su tamaño y calidad superan a todos los diamantes disponibles tanto en las colecciones privadas como reales de todo el mundo.

 

 

1. Diamante Wittelsbach-Graff

Podríamos denominarlo El Diamante (con mayúsculas), ya que es la joya más cara vendida en una subasta hasta la fecha. Nada menos que 80 millones de dólares pagó la Familia Real de Qatar para adquirir esta increíble pieza de 35,56 quilates y un hipnótico color azul profundo.

 

Se trata de uno de los diamantes más grandes del mundo, que se cree que fue extraído en el siglo XVII en el antiguo reino de Golconda, en India, y pasó por la Corona de Austria y la casa real bávara Wittelsbach (de ahí su primera denominación).

 

Fue en 2008 cuando un joyero británico llamado Laurence Graff la adquirió por 23,4 millones de dólares para modificarla y aumentar su valor. El joyero no hizo más que eliminar 4,5 quilates de este diamante azul, logrando aumentar su pureza y, por consiguiente, su precio.

 

 

¿Cuánto tardaremos en ver una nueva pieza que desbanque a estas subastas de récord?

Publicado el 16/11/2018 Portada, Historia de las joyas